×
Lulú De Koster.
Lulú De Koster.
ver +
Lulú De Koster es periodista, egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAdeC (1995). Ha sido Premio Estatal de Periodismo, colaboradora en redacciones de periódicos locales, editorialista, productora y conductora en medios de comunicación electrónicos. Ex integrante del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción (Coahuila). Los comentarios aquí vertidos son a nombre de la autora.

" Comentar Imprimir
25 Noviembre 2020 04:00:00
Sumarle al sistema
Escuchar Nota
A poco más de tres años de la instalación del primer Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Anticorrupción en Coahuila, los avances son relevantes y se encaminan rumbo al despliegue de mecanismos y políticas de largo alcance, medibles y entregables, que requieren tiempo en su diseño, implementación y control para asegurar la sustentabilidad de cada proyecto.

La corrupción es un fenómeno del que Coahuila no es ajeno, al igual que los estados del país y en naciones el mundo. Aunque se trate de un “monstruo de mil cabezas”, como lo han dicho los expertos, la problemática que generan sobornos, desvío de recurso público, enriquecimiento ilícito, cohecho, etcétera, no deben normalizarse.

Es un problema que involucra no solo al servidor público, al responsable de las compras o al encargado de la “ventanilla”, sino también al sector empresarial, Gobierno y a los ciudadanos. De ahí que cuando se minimizan las acciones delineadas se afecta la credibilidad en las instituciones, que mantienen un esfuerzo permanente y a la vista desde los sitios web. La crítica siempre ayuda, y más cuando se acompaña de propuestas.

Por eso es importante abonarle a la consolidación del Sistema Anticorrupción. Una responsabilidad que no es exclusiva de los cinco consejeros, de las instancias que lo integran o de las organizaciones de la sociedad civil, el Gobierno, la academia o los empresarios.

El Sistema Anticorrupción es una de las rutas coordinadas, ciudadanizadas y transparentes, que tiene la población, los sectores y las entidades públicas, para proponer acciones que controlen, detecten o sancionen la corrupción, pero hay que decir que las iniciativas traspasan las presidencias y las personas, pues se trata de metas trazadas a largo plazo, que llevan tiempo en sustentarse, desarrollarse y comenzar a medirse.

Esto implica sentar precedentes, lograr acuerdos y colegiar planteamientos que involucran a diversos sectores, como ya se ha hecho en Coahuila al desarrollar propuestas integradoras como el Reto de los 100 Días, el impulso al Micrositio Covid-19 Coahuila en tema de compras y adjudicaciones directas durante la pandemia, el desarrollo de un proceso de certificación en Ley General de Responsabilidades Administrativas, el Programa de Consolidación de Ética Pública, Tablero de OIC, por citar algunos.

Abonarle al Sistema Anticorrupción es importante. Es una tarea de todas y todos. No exclusiva de unos cuantos. Es necesario comprometernos y construir mecanismos de mejora para controlar, detectar y sancionar la corrupción en el Estado y municipios.
Imprimir
COMENTARIOS